Coordinadora Estatal de Mujeres Abogadas

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Imprimir

XIII Congreso Estatal de Mujeres Abogadas - Cádiz 1999

“El Derecho y la Salud de las Mujeres”

CONCLUSIONES DE LAS PONENCIAS

INVALIDEZ E INCAPACIDADES LABORALES

1ª.- Acercar el Sistema de Seguridad Social al modelo diseñado por nuestra Constitución, de modo que haya una preeminencia de prestaciones asistenciales respecto a las contributivas, para equiparar la protección real de hombres y mujeres.

La acción protectora de la Seguridad Social vigente es marcadamente contributiva y se asienta sobre dos pilares:

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->El período de cotización, del que va a depender el acceso a la prestación

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->La base de cotización, que va a determinar la base reguladora y, en consecuencia, la cuantía de la prestación

Este sistema repercute negativamente en la mujer debido principalmente a:

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->La falta de oportunidades en el acceso/permanencia en el empleo.

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->La contratación temporal o/y a tiempo parcial.

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->Los salarios inferiores a los del hombre.

2ª.- En tanto se mantenga el vigente sistema de Seguridad Social, en la contratación a tiempo parcial deberá considerarse el día trabajado como día cotizado a efectos de período de cotización para alcanzar las prestaciones por Incapacidad Temporal, Maternidad, Riesgo por embarazo e Incapacidad Permanente.

3ª.- Debido a que se mantienen Regímenes Especiales, como el de Empleados de Hogar (en el que la afiliación es mayoritariamente femenina) y el de trabajadores autónomos (en el que se ha incrementado notablemente la afiliación femenina), con prestaciones inferiores a las del resto, consideramos que las diferencias en las prestaciones carecen de justificación, perjudican a las más desfavorecidas y deben suprimirse equiparándose a las del Régimen General.

4ª.- El trabajo considerado tradicionalmente femenino está escasamente valorado por los Equipos de Evaluación de incapacidades y por los Tribunales, lo que tiene consecuencias negativas a la hora de la declaración de una Incapacidad Permanente.

Para evitar la arbitrariedad en las Resoluciones tanto administrativas como judiciales, exigimos que una comisión interdisciplinar y paritaria de hombres y mujeres desarrolle reglamentariamente el listado de enfermedades previsto, sin perjuicio de la valoración, en su caso, de las que no estén contempladas expresamente.

5ª.- La modalidad de invalidez no contributiva, si bien es una ayuda para las personas incapacitadas, no resuelve la dependencia económica de las mujeres beneficiarias, al no tomar en cuenta exclusivamente el grado de invalidez, sino preferentemente, los ingresos de la unidad económica familiar: por ello se propone que se modifique su regulación de forma que el reconocimiento de la situación de Invalidez determine el derecho a una pensión con independencia de los ingresos de la unidad económica familiar.

6ª.- Es necesario dar una nueva definición de las lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter definitivo no invalidantes, contenidas en el Baremo aprobado por OM de 5 de abril de 1974, sufridas en los órganos genitales femeninos, que tome en cuenta las deformaciones y pérdidas anatómicas y funcionales, adecuando en cada caso las indemnizaciones a la realidad del perjuicio ocasionado.

7ª.- Ante la reciente publicación de la Ley 39/1999, de 5 de noviembre, para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras manifestamos:

a) Se trata de una Ley que no satisface las expectativas de las mujeres trabajadoras ni responde a las necesidades reales para la equiparación de hombres y mujeres.

b) Perpetúa una situación de desigualdad, alejando a la mujer de su trabajo, con el objetivo de que continúe dedicándose al cuidado de la familia.

c) No potencia la incorporación de los varones a la realización de las responsabilidades familiares

Por todo ello EXIGIMOS:

7.1.- Que se suprima el requisito de período previo de cotización para acceder a las prestaciones por riesgo durante el embarazo y maternidad

7.2.- Que se introduzca como causa de suspensión del contrato de trabajo en el artículo 45.1d) del Estatuto de los Trabajadores y normas concordantes, la situación de riesgo durante el período de lactancia, en las mismas condiciones que se han establecido para el riesgo durante el embarazo.

7.3.- Que se arbitren los mecanismos necesarios para que el padre de manera obligatoria disfrute de un permiso por paternidad sin merma del descanso por maternidad que corresponde a la madre.

 

LA COLISIÓN ENTRE EL DERECHO A LA INVIOLABILIDAD DEL PROPIO CUERPO Y EL RESPETO A LA DIVERSIDAD CULTURAL

1ª.- Los distintos roles que han desarrollado los hombres y las mujeres, en función del género, ha significado la existencia de conocimientos diferentes y paralelos para los hombres y para las mujeres. El desequilibrio en las relaciones humanas ha desvalorizado los conocimientos de las mujeres, sin embargo el presente y futuro de la humanidad exige el reconocimiento de igual valor al saber de los hombres y de las mujeres.

2ª.- La diversidad cultural pone de manifiesto la distancia que separa el hecho del derecho, lo que tiene como consecuencia una situación injusta. Para subsanarla hacen falta factores correctores específicos que sitúen a las mujeres y los hombres en condiciones de hacer real el objetivo de la igualdad.

3ª.- Es necesario un reconocimiento de la realidad de los llamados países desarrollados ya que es evidente que su modelo cultural no sólo no está exento de violencia contra la mujer sino que experimenta y aplica nuevas formas de control y manipulación del cuerpo de la mujer.

4ª.- Denunciamos que los organismos internacionales que tienen el deber de velar por el cumplimiento de los Tratados y Convenios Internacionales en aquellos aspectos que afectan a las mujeres, dejan vacíos de contenido los mismos, por lo que exigimos que hagan uso de los medios coactivos que están a su alcance.

5ª.- Es necesario una acción solidaria y conjunta de las mujeres Norte-Sur sobre las reivindicaciones que plantean las mujeres en cada sociedad específica.

6ª.- El límite del derecho a la diversidad cultural está en el respeto a los derechos humanos, siendo intolerable cualquier obstrucción al desarrollo de los derechos fundamentales de las mujeres.

7ª.- Los procesos de globalización no pueden sostenerse a expensas de las mujeres. Exigimos que las convenciones internacionales proclamadas en el pasado sean adaptadas en sus fórmulas y en su desarrollo, contemplando la perspectiva de género, a fin de que las mujeres alcancen el pleno ejercicio de los derechos.

 

PROBLEMÁTICA QUE PLANTEA LA ESTERILIZACIÓN DE LAS INCAPACES.

1ª.- Dada la escasa intervención del Ministerio Fiscal en los procesos civiles en general, entendemos necesaria su mayor presencia y mayor responsabilidad en todos los procedimientos civiles, con estricto cumplimiento de los términos y plazos en base a su obligación y deber de velar por el interés del/a incapaz, que establezca la Ley, al igual que el resto de las partes implicadas.

2ª.- Proponemos una mayor coordinación entre las administraciones implicadas en aspectos de formación, información, concienciación y sensibilización mediante dotación de recursos, campañas y otras acciones puesto que: educar en sexualidad es educar en salud para la convivencia, toda vez que la sexualidad impregna la identidad personal en su integridad.

3ª.- Que se pueda instar el procedimiento de autorización judicial de esterilización de forma coetánea al procedimiento de incapacitación para la obtención de un pronunciamiento simultáneo con todas las garantías procesales y médicas en donde se tengan siempre presente el mayor interés del/a incapaz.

4ª.- Que con el fin de evitar las desigualdades que actualmente existen entre las diversas Comunidades Autónomas, demandamos que los asuntos de Familias se tramiten solamente en los Juzgados especializados, en asuntos de Familia, dotando a estos Juzgados de todos los recursos humanos y materiales.

5ª.- Dado que la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil se encuentra en estos momentos en trámite en el Senado: que la autorización judicial de esterilización en los/as incapaces, sea encuadrada en el Libro IV, de los Procesos Especiales, Titulo I, Capítulo 1, dentro del artículo 748 de la mencionada Ley, por cuanto que ésta no ha arbitrado procedimiento especial para ello, remitiéndolo de nuevo a la Jurisdicción Voluntaria.

 

LA COBERTURA DE LA LEGISLACIÓN SANITARIA DE LAS ENFERMEDADES ESPECÍFICAS DE LA MUJER

1ª.- Aceptamos la definición de la OMS del concepto de salud como, estado de bienestar físico, mental y social y, en consecuencia, reclamamos que las medidas para atender las necesidades específicas de las mujeres integren estos tres aspectos.

2ª.- Constatamos la “invisibilidad” de los problemas de salud de las mujeres, que siguen siendo objeto de atención preferente sólo desde su función reproductora.

3ª.- Constatamos que las deficiencias en la atención a la salud de las mujeres, no derivan tanto de la legislación sanitaria como de:

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->Carencia de cauces de participación y control en la determinación de sus necesidades

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->Falta de respuesta a dichas necesidades por parte de los servicios sanitarios y sociales.

4ª.- Denunciamos los obstáculos al ejercicio del derecho a la información sobre su salud que tienen las mujeres:

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->Exigimos que el Servicio de Atención al Paciente se implante en aquellas comunidades autónomas donde no existe.

<!--[if !supportLists]-->· <!--[endif]-->Exigimos el respeto escrupuloso del derecho a decidir por parte de las mujeres que, aun reconocido formalmente, no encuentra siempre su plasmación en la práctica y, en consecuencia, exigimos también la aplicación del principio del Consentimiento Informado.

5ª.- Denunciamos el proceso de medicalización progresiva que ha marcado y sigue marcando los ciclos biológicos de las mujeres (menarquía, embarazo, parto en su caso, y menopausia...) que insisten, una vez más, en la visión negativa y patologizante de los mismos.

6ª.- Constatamos el aumento de la demanda de atención en servicios públicos por parte de las mujeres, a consecuencia de malestares psíquicos derivados de las limitaciones impuestas por razón de género (depresiones, trastornos de alimentación, etc.).

7ª.- La formación de los profesionales sanitarios debe incorporar los conocimientos sobre la especificidad de las mujeres, los problemas de salud diferentes, la diferente percepción de los problemas y, también, las formas diferentes de afrontarlas.

Cádiz, noviembre de 1999